Presión de la administración para el cumplimiento de la normativa de prevención del blanqueo de capitales y de la financiación del terrorismo | BASILIO RAMÍREZ

 

Las sentencias, los enjuiciados… van aumentando cuando de blanqueo de capitales hablamos. El incremento de sentencias dictadas recogidas en la memoria del Consejo General del Poder Judicial (de 26 en 2008 a 79 en 2015), así como de los enjuiciados (de 78 en 2008 a 298 en 2015) Mucho ha tenido que ver en estas cifras el modelo 720 sobre bienes en el extranjero, que las hizo incrementar en un 168% en tan sólo 12 meses.

El incremento de actividad de la Comisión de Prevención del Blanqueo de Capitales y las Infracciones Monetarias (SEPBLAC) también ha dado paso a un aumento del número de asuntos abiertos, pasando de los 2800 a los 7000 registrados en 2015.

La crisis vivida los pasados años, y el aumento de acción terrorista y prácticas ilícitas, ha dejado atrás la limitación de recursos de los que disponían las autoridades competentes para investigar estos temas, abriendo la puerta a un refuerzo de medios para la investigación y persecución de determinadas actuaciones ilícitas. La inseguridad generada en ciertos países europeos ha dado paso a la colaboración e integración de estas políticas con una concepción de globalización, para unir fuerzas en la persecución de la delincuencia.

Las noticias que han visto la luz en los últimos años, han llevado a concienciar a la sociedad, y lo que es más importante, a determinados sectores profesionales, de la importancia del cumplimiento de las obligaciones normativas en prevención del blanqueo de capitales y de la financiación del terrorismo.

La colaboración entre la AEAT-SEPBLAC y el mecanismo que utilizan para el cruce de datos, dotan a las autoridades de mayores medios y la colaboración, más si cabe, se aúna para la consecución de sus fines. Ya “suenan campanas” sobre cuál va a ser la tendencia de esta colaboración, y no anda muy lejos de la controversia generada con los modelos 720 y 750 respectivamente. Se dice que el incremento visto y que se seguirá viendo, de las cifras expuestas anteriormente, no se deben en su gran mayoría a la información obtenida por la declaración de dichos modelos, pero, una vez más… ¿Cuál es el propósito de la información de esos modelos? ¿Regularización de una situación? No está muy claro.

Iremos viendo cual es la tendencia desde la justicia y el modo de actuar de las autoridades en este tema.

 

Deja un comentario

Tu email no será publicado. Los campos obligatorios están marcados con *