Mano dura de la Comisión Europea a la 'planificación fiscal' | BASILIO RAMÍREZ

 

La línea tan estrecha que separa la planificación fiscal y la evasión fiscal, es la sombra que siempre se posa sobre las operaciones intragrupo y, tras los escándalos de las multinacionales referentes mundialmente (Apple, Starbucks, Amazon…) sobre sus planificaciones fiscales “agresivas”, la Comisión Europea ha decidido tomar serias medidas.

Paraísos fiscales, Países Offshore…el continuo dolor de cabeza de los diferentes legisladores. Y es que, la disparidad entre los impuestos de los Estados miembro, ha abierto un amplio campo de posibilidades para que las empresas planifiquen su fiscalidad.

Parece que la planificación fiscal “agresiva” por las grandes multinacionales, ha llevado al extremo la paciencia de la Comisión Europea que, desde Bruselas, ha propuesto crear una cláusula antiabuso obligatoria para firmas con ingresos de más de 750 millones, con límites al ajetreo interno que se lleva a cabo en los grupos empresariales.

Los planes de la Comisión pasan por armonizar las bases imponibles y hacer complejas las planificaciones fiscales que se encuentran en el límite de la legalidad, para empresas con ingresos de más de 750 millones que, nada más y nada menos, afectaría a 6.000 multinacionales.

La cláusula antiabuso establece límites en la deducibilidad a las deducciones por el pago de intereses y un mayor control sobre las operaciones con las filiales dispuestas en varios países, en línea con la directiva de julio contra la elusión de impuestos. La nueva normativa controlará los cánones y precios pactados en las operaciones celebradas entre empresas de un mismo grupo, con el objetivo de que las grandes firmas paguen sus impuestos allá donde obtienen sus ingresos.

La otra cara de esta medida es la posición que se ha adoptado ante las pequeñas empresas, start-up, firmas de tecnología y compañías que inviertan en I+D, dotándolas de ventajas como deducciones de hasta el 50% hasta 20 millones de euros en los gastos de inversión, que pueden ser del 100% para las firmas de nueva generación.

Recaudación. Esto es lo que Bruselas persigue con esta medida. Si se complican los acuerdos secretos de las multinacionales con las agencias tributarias más atractivas, como Luxemburgo, así como el pacto de altos precios entre filiales de un mismo grupo, con lo que se consigue minimizar el pago de impuestos, se estima un aumento de inversión del 3,4% y un incremento de empleo del 0,6%, pero no se arriesgue a estimar cuánto va a ser el incremento de la factura fiscal. Sin ir más lejos, hoy se ha publicado una noticia sobre el endurecimiento de Hacienda al exit tax para dar cumplimiento a lo que nos llega desde Bruselas.

La Subdirectora General de Impuestos de las Personas Jurídicas, Begoña García Rozado, apuntaba a las próximas medidas que se adoptarán para endurecer el actual exit tax -impuesto de salida que se exige cuando una sociedad traslada su residencia fiscal-, como, por ejemplo, su alcance hasta las operaciones de traslado de activos de una empresa residente en España a una filial ubicada en otro país, pasando a tributar por la plusvalía latente.

Recordemos que, la Comisión Europea, llegó a abrir un expediente de infracción a España por entender que el exit tax vulneraba el principio de libertad de establecimiento. Ahora, sin embargo, las medidas que se están adoptando desde la Comisión Europea tantean esta medida española, lo que ha reavivado el debate dentro de nuestras fronteras.

El Estándar Común de Reporte y la Ley de Cumplimiento Fiscal de Cuentas en el Extranjero son dos proyectos que permitirán a Hacienda recibir información de las cuentas que contribuyentes españoles tienen en el extranjero. Además, aprovecho para recordar que, en el próximo año, ya comenzará a aplicarse el informe país por país a las empresas con una cifra de negocios superior a 750 millones de euros.

Finalmente, desde la Organización de Inspectores de Hacienda, se propone la realización de “estudios periódicos” sobre la magnitud de la economía sumergida.

¿Se puede seguir pensando en la planificación fiscal como una herramienta legal en mano de las empresas? ¿Quién define qué es una planificación fiscal y una planificación fiscal agresiva? La planificación fiscal agresiva, en consecuencia, ¿es evasión fiscal? Ahí lo dejo…

 

Deja un comentario

Tu email no será publicado. Los campos obligatorios están marcados con *